Axilas teñidas, el nuevo complemento

Axilas teñidas, el nuevo complemento

Cansada del picor de las axilas tras depilármelas, fui enrabiada a buscar cual era la maldita razón por la que las mujeres habíamos decidido quitarnos el vello. Cuando entonces descubrí un post donde se hablaba de Roxie Hunt, fundadora del pensamiento «Free you Hair». En este post se hablaba de la historia de las axilas y el causante de que nos depilemos con la misma automatización que lavarnos los dientes. 1915. Un anuncio televisivo en Estados Unidos de Harper’s Bazaar, promociona por primera vez vestidos sin mangas. En una época donde las mujeres cubrían sus piernas, pechos y todo era hasta el cuello, aquello fue toda una revelación. Veían mujeres bailando con las axilas elevadas, al descubierto y sin vello. Entonces se invitó a las mujeres a depilarse y crear un nuevo canon de belleza que dice así: «tener pelo en el sobaco es asqueroso». ¿En serio? Pues tener las axilas irritadas o grises no es que sea lo más bonito del mundo. Tras leer sobre la historia de nuestras axilas no peludas me pregunté; ¿que opciones tengo? Y estas fueron las que surgieron: ? Cuchillas: Es lo primero que me enseñó mi madre. Al principio tenía un pánico terrible a cortarme, luego al aprender una frase llegó a mi mente «puedo depilarme cuando quiera». Entonces los veranos se convirtieron en jabón, baño y cuchilla. Las irritaciones rojas empezaron hasta tal punto que dolían. ? Cera: ¡Dios que dolor! Puede que las deje lisas y sin el gris que causa las cuchillas, pero ese dolor que causa no vale la pena. Además resulta que es más frecuente que provoques alergias y hasta...